fbpx

La mirada es vida

La mirada es camino con su histórico acumulado, pero, sobre todo, la mirada es el resultado de cómo lo recorres, cómo lo pisas y cómo lo miras.

No hay fórmula mágica, atajo o truco que te diga cómo hacerlo. Cada uno construye su mirada combinando vivencias, reflexiones, relaciones, decisiones… porque la mirada es reflejo y consecuencia de la vida. De tu vida, para ser más concreto, de tu vida en este momento.

Pararse a entender cómo miras es entender tu vida, y pararse a entender cómo quieres mirar es diseñar tu vida futura. Por eso es vital trabajar tu mirada pasada, tu mirada presente y tu mirada futura, sólo así serás protagonista de la misma y no un mero espectador.

Cada uno mira como quiere, puede o necesita. Y no hay nadie que te diga cómo debes hacerlo, pero sí creo que hay ciertos apellidos que cuando acompañan tu mirada te ayudan a trabajarla y que seas el protagonista.

Mirarse

Admirarse y entenderse para saber quién mira y desde dónde mira. Conocerse a través de la historia en detalle y profundidad que hay detrás de cada uno.

Mirar sin tiempo

Contemplar, poner la atención plena en lo que se está mirando. Esto se consigue dedicándole tiempo o, mejor aún, no teniendo en cuenta el tiempo en esa contemplación. Mirar sin tiempo para entender un mundo complejo y acelerado.

Mirar con contexto

Comprender tu contexto, en el que vives y actúas, y para comprenderlo tienes que llevar un tiempo observándolo y entendiéndolo. Es la única manera de comprender tu mirada.

Mirar tu entorno

Porque son parte de ti y tú eres parte de ellos. Tu mirada contiene a tu entorno y su influencia. Poner especial foco y atención en observar las diferentes miradas que te rodean para entenderlas y seguir entendiéndote.

Mirar críticamente

Cuestionar, retar y abrirse a nuevas posibilidades para enfrentar y afrontar la polarización y necesidad de posicionamiento que nos rodea. La vida es movimiento y como tal requiere de una mirada en cambio y no estática.

Mirarse, sin tiempo, en contexto, con tu entorno y críticamente para así tener una mirada propia, tu mirada. Una mirada que es única, que te pertenece y que está en continuo aprendizaje y cambio.

“Aprender es cambiar la mirada”

 

Eduardo Beotas
Cofundador y socio de Soulsight

Comparte:

Quizás te interese…