ACNO

Los ACNOs son afirmaciones categóricas no obvias. son descubrimientos que surgen de la creación de los artefactos y la exploración. Han de ser categóricas y no obvias porque nuestra intención es generar una conversación alrededor de lugares mal iluminados, no posicionarnos en discursos que ya existen.

La comida ha pasado de ser una necesidad básica a ser un problema complejo

Estamos inmersos en un proceso de adaptación de personas, empresas e industria alimenticia al fenómeno de la desaparición de la cocina.  La industria y distribuidores han visto la oportunidad de negocio de facilitar comida elaborada y los usuarios buscan oportunidades para comer sobre la marcha. 

Hemos pasado de cocinar para unos cuantos, (nuestra tribu, nuestra familia o vecinos) a cocinar para cientos, miles e incluso millones. Cocinar en familia, no es lo mismo que cocinar en un restaurante, en un catering para colectividades o para la industria de quinta gama. Alimentar a millones requiere y añade complejidad a la cocina, incluye variables críticas como la seguridad, la logística, los residuos, la procedencia de los ingredientes, la información o la personalización de la dieta atendiendo a la sensibilidad del consumidor: ideologías, religiones, intolerancias, alergias, personalidades, perfiles nutricionales…

Para poder asumir la gran demanda actual de alimentos y poder distribuirlos a cientos o miles de kilómetros de distancia, es imprescindible el buen estado de estos cuando lleguen a destino final (el consumidor) y que el “sistema” funcione. Que haya suficiente comida para todos y que sea segura, depende de productos químicos como antibióticos para los animales, pesticidas para la cosechas, o conservantes para las elaboraciones de procesados. Hace no muchos años, medio siglo más o menos, un plato de comida como el bacalao, se elaboraba en casa con 9 ingredientes. Hoy, ese mismo plato elaborado por una marca de gran consumo puede llegar a contener hasta 69 ingredientes.

Esto ha provocado que la información sobre lo que comemos a veces no sea lo suficientemente transparente, y otras que esta sea demasiado compleja.  El surgimiento de grandes corporaciones de empresas alimentarias, la información deficiente y los altos beneficios han elevado la sospecha y la preocupación por lo que comemos.

Todo ello es una consecuencia lógica de la pérdida de integración de la comida en el día a día. El ingrediente oculto, el sabor ambiguo, el origen desconocido… Hemos pasado de necesitar comer para no morirnos, a atender a exigencias que elevan la complejidad de la comida como solución.

0 Comments

Submit a Comment

Connect with: